miércoles, 27 de julio de 2011

REAFILIARSE PARA CAER EN LA TELA DE ARAÑA DEL PCE

Hace un año y medio, cuando salió a la luz el tema de la UAR en Ezker Batua, pregunté a una persona de CC.OO. de Madrid, alguien que sabía muy bien de que iba el tema, máxime cuando ellos eran los precursores de la idea.
EL PCE quiere gobernar Ezker Batua. Lo que no le dan los censos (actualmente viene a tener máximo un 20 % de la afiliación), lo obtendrá a través de la famosa reafiliación y la UAR.
Para quien siga creyendo que lo que pretende el PCE es censos limpios y cuentas claras, para quien diga que con la reafiliación está superado el tema, para quien quiera creer en las bondades de la propuesta de Mikel Arana, Isabel Salud (EPK-PCE) y Angel Bao (EPA) –No sé si Nuevo Claridad está en el contubernio- , ahí os dejo la explicación que alguien que sabe lo que dice.
De partida yo no quería que Ezker Batua perdiese su soberanía y pasara a depender de Madrid, pero después de esto, lo tuve claro y nítido. Espero que alguno o alguna de vosotros lo tenga tan claro como yo: NI quiero la UAR, ni me reafilio para pasar a ser un apéndice del PCE.
Ahí va la explicación:
La Unidad Administrativa de Recaudación (UAR) es una entidad autónoma dentro de CC.OO. que gestiona toda la recaudación de cuotas de todo el estado, excepto Cataluña que mantiene su propia Unidad de Recaudación.
La UAR que está activa y muy muy viva fue creada para recaudar las cuotas directamente y luego liquidar la parte correspondiente a cada federación, territorio y a la propia confederación, con ello se pretendía:
- primero que los dineros no se estacaran en ningún sitio más de lo previsto,
- segundo conocer realmente los afiliados y cotizaciones que cada cual tenía
- y tercero tener un censo real a efectos de representación léase congresos.
En principio en su calidad de ente autónomo no depende de ninguna secretaría y tiene su propio director que es elegido por nuestro máximo órgano de dirección que es el Consejo Confederal. Tiene vinculaciones con 3 de nuestras secretarías, Organización, Finanzas y Afiliación. En la práctica está en manos de quien tiene la mayoría para cambiar al Director.
El poder real de la UAR es enorme, ya que al ser quien recauda, decide cuándo y cuanto dinero pasa a cada organización. No hay que extrañarse que si una organización es un poquito hostil pueda sufrir retrasos "involuntarios" debido a errores informáticos o deudas pendientes y pueda pasarlas moradas para acceder al dinero de las cotizaciones.
La otra pata de su poder es el control total y absoluto de los censos, ya que toda la representatividad interna (consejos y congresos) se realiza en función de los certificados que expide la UAR. Nosotros lo hacemos con la media de las cotizaciones de los 4 últimos años e imaginemos que pueda haber una organización que no interese que tenga una representación muy numerosa, la UAR dice que tiene una media inferior a la real (porque no llegaron las cuotas a tiempo, porque hay un fallo informático, porque no le constan ciertos afiliados o porque hay cosas que se pierden por el camino) y esa organización que sabe lo que tiene realmente podrá reclamar ante la comisión de garantías, ante los tribunales ordinarios o ante quien quiera que para cuando le den la razón los congresos ya se han celebrado y de sobra sabemos que por este tipo de cosas no se anula un congreso.
Si la UAR funciona bien y de manera ecuánime puede ser un instrumento valioso, en manos de personas de esas que piensan que el fin justifica los medios, imagínate en que se convierte.
En CC.OO. tiene otras funciones que no vienen al caso, pero antes de acabar toda esta explicación, hacer una pequeña reflexión, con esto de la Ley de Protección de Datos lo normal es que los ficheros dependan de una sola Secretaría, por lo que si los ficheros los controla la UAR, lo más probable es que ni organización ni nadie más pueda acceder a determinados datos.
Por último mis compañeros que te han contado que no funciona o que es un despacho vacio, desconocen realmente lo que supone la UAR, empezando por que tiene carácter estatal y el papel de los territorios es casi nulo, así que aunque no se nota, no veas lo que manda. Mira un ejemplo: Euskadi en total puede tener una media de 10.000 cuotas y su reparto podría ser Gipuzkoa: 3.500, Bizkaia: 5.000 y Araba: 1.500, pues si te certifican que el reparto es: Gipuzkoa: 4.000, Bizkaia: 3.500 y Araba: 2.500 fíjate si puede alterar los resultados finales aunque no se modifique el general.
Bueno espero haberte aclarado algo.

1 comentario:

Iñaki dijo...

Hola Kontxi, una preguntita:

Y todos esos fallos, errores, trampitas... que insinúas que puedan producirse, ¿no se pueden dar igualmente si los censos y cuotas están en manos de unos responsables de organización y/o finanzas, nacionales o territoriales, que afilien (o retrasen afiliaciones), que regularicen cuotas (o las pierdan) dependiendo del sector o familia al que quieran beneficiar en un proceso asambleario? ¿Por qué hay que desconfiar de la UAR y no de los actuales responsables de organización y finanzas? ¿Qué solución alternativa propones?
Saludos,